Van una cuchara y un tenedor caminando cuando de pronto le grita el tenedor a la cuchara:
-¡Cuchara, cuchara!
La cuchara se va de largo sin oír al tenedor y este dice:
-Ay, parece que no escuchara.